COMUNICADOS 2018

Comunicado de prensa No. 093
miércoles 30 de mayo de 2018

Investigar y sancionar a quienes promuevan terapias de conversión: CODHEM

La homosexualidad no es una enfermedad

También los servidores públicos deben ser castigados si incurrieron en alguna acción u omisión


El reconocimiento a los derechos no debe restringirse a las preferencias sexuales

Toluca, México, 30 de mayo de 2018.- La Comisión de Derechos Humanos del Estado de México (Codhem) emitió un pronunciamiento sobre las terapias de conversión de personas, en el que puntualizó que la homosexualidad no es una enfermedad y son las instituciones públicas de los diversos órdenes de gobierno las que deben proteger los derechos asociados a la orientación sexual o identidad de género, por tanto es indispensable que investiguen y sancionen a quienes realicen o promuevan esa práctica que viola los derechos humanos, más aún, a  servidores públicos que colaboren con sus actos u omisiones administrativas.

La Codhem reiteró su postura en el sentido de que el reconocimiento de los derechos y libertades a las personas no puede restringirse por preferencias sexuales, por lo cual dicha práctica atenta contra la dignidad humana al no permitir disfrutarlos o ejercerlos, siendo especialmente sensible cuando la discriminación deriva de expresiones que pretenden modificar una orientación o preferencia sexual con la intención de tratarla, curarla o incuso suprimirla.

A través de un oficio, la Codhem dio respuesta al documento de la organización civil Fuera del Clóset, respecto al uso de métodos de reorientación sexual o terapias de conversión de personas de la población lésbico, gay, bisexual, transexual, transgénero, travesti e intersexual (LGBTTTI) en la entidad, donde precisó que éstas no tienen sustento científico alguno, y como lo ha dicho la Asociación Americana de Psicología, implican cierto riesgo de daño para el paciente.

La Comisión sostiene que el artículo primero constitucional protege la preferencia sexual bajo los principios de no discriminación e igualdad, por ello los mexicanos y quienes están en el país gozan de los derechos y libertades tendentes a desarrollar su personalidad moral y jurídica, que incluye su orientación sexual, identidad de género y expresión de género.

En consecuencia, “ninguna autoridad o tercero está facultada para realizar injerencias o presiones de ningún tipo, que pretendan menoscabar, anular o reprimir sus derechos consustanciales, pues de lo contrario, transgreden los principios de igualdad y no discriminación que son base de la dignidad humana”.  

Precisa el documento, que la homosexualidad se descartó como una desviación sexual o enfermedad mental, y que a partir del 17 de mayo de 2004 se instauró el “Día internacional contra la Homofobia”, a fin de alertar sobre la violencia y discriminación que sufren quienes no se ajustan a las mayorías heteronormativas en términos sexuales y de género a nivel internacional;  además de mencionar las acciones por parte de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), y la Corte Interamericana de Derechos Humanos al respecto.